domingo, 27 de julio de 2014 0 comentarios

Ni es ni considero

Es
o considero
insignificante y desmesurado
atreverse a justificar un
"Te quiero"
con una necesidad.
Como si un
"Te quiero porque te necesito"
pudiera abarcar todos los motivos
para amarte.

Es
o considero
desequilibrado y torturador
confesar al mundo a través
de veinte lineas todo
lo que es posible de hacer
el amor
- y lo pongo aparte porque
las estrellas fugaces siempre viajan solas.

Es
o considero
insegura y tentadora
la posibilidad de poseer
tu jurisdicción,
detentar tu cuerpo,
perpetuar tus lagunas
conociendo del adveniviento
de lo devastador de tu risa.

Es
o considero
imperdonable
el pecado de aquellos
que te escriben que te extrañan e
intentan describirte
como si acaso las palabras
tuvieran esa suerte.

viernes, 25 de julio de 2014 0 comentarios

Gracias

Hola, hace tiempo que no hablamos. ¿Te apetece un café?
Quería contarte que dejé de contar contigo a la hora de tomar decisiones, quizás porque me tomé demasiado a pecho eso de que las cosas hay que hacerlas por uno mismo. Dejé de contarte mis cosas como si acaso alguna vez me hubieras fallado. Supongo que me dejé llevar por la gente. "No es bueno para ti", "te está haciendo daño". Y tanto que me lo hiciste, pero nadie sabe todo lo que salvaste de aquí, de mí. Es cierto, no tienen ni idea. Pero prefiero reservarme, egoístamente, las razones de peso por las que sigues siendo el pilar que sostiene este muro fácilmente franqueable.
Hoy quería contarte que he conocido a alguien que me ayudó a olvidarte. Bueno, no lo conocí, más bien lo reconocí. Y tengo mis dudas, pero ahora nadie me escucha y tampoco yo me dejo escuchar. No sé si he vuelto a enamorarme, o sencillamente me recuerda a ese primer amor que tú decías que siempre deberíamos sacar a tomar el aire "para que no nos oxide", o me recuerda a antes de perderlo todo, a antes de cambiar... para siempre. A veces sueño que vuelvo a reconciliarme con ellas, o que vuelvo a reírme a carcajadas con él. "Todas las guerras tienen grandes pérdidas".
Si pudiera en este preciso instante, me tomaría un café con el para explicarle lo mismo que te cuento hoy a ti. Quizás también le contaría mis dudas sobre si es un amor real o un amor salvavidas. Sí bueno, eso haría que las posibilidades de "ganarle" disminuyeran, pero qué más da. Con él, esta vez, quiero ir con la verdad por delante. Ya sabes como me porté la otra vez. Ya sabes que de todas las bajas de esta guerra, la suya fue la que de verdad me hizo darme cuenta de que el ataque era contra mí misma. A él no puedo mentirle ya. Por eso creo que ya no suelo contarle mi vida a nadie, porque me cuesta no mentir y decir que todo va mal, que sigo echa pedazos y que bueno, nada es lo que parece. Ya sabes todo lo que es posible esconder durante años... tú mejor que nadie lo entiendes...
¿Cómo podría explicarle que no sé si le quiero porque me recuerda a los mejores momentos de mi vida? ¡Le estoy utilizando! ¡Otra vez! No me lo perdonaría. "Quizás lo mejor sea alejarse".
De verdad, amigo, que no lo entiendo. A veces me habla y me dice cosas que me hacen trazar planes de futuro. A veces incluso me imagino mirándole mientras se ríe, diciéndole que le quiero en las noches que menos se lo espere, porque ya sabes lo fría que soy, en lo incapaz de demostrar nada que me he convertido...
Otras, sin embargo, me expulsa de su lado. Me echa y me acorrala sin palabras. Y todas las esperanzas se suicidan.
Que sí que sé que son dudas de niña pequeña, y que te aseguro que en caso de que todo esto fallase no me pondría a llorar ni pisaría el freno en mi día a día. Pero yo que sé, entiéndeme tú que siempre lo haces.
A veces lo pienso y es que todo esto me lo merezco. Me merezco que ni siquiera me hablase o es más, que me utilizase, que me pisotease y me hiciese daño en lo más profundo. Y tú lo sabes. Fui una hija de puta, una falsa, una mentirosa, una interesada. Pero créeme que he cambiado. Que ya no estoy indecisa sobre si este amor es el de verdad o no, o de si prefiero a aquel o al otro: que han vuelto malos y buenos y a todos los he echado, porque las ganas de hacer las cosas bien me han superado. "Al final todo se acaba sabiendo".
No quiero hacerle daño, y yo, solo produzco dolor.
Ayúdame.

Gracias.
jueves, 24 de julio de 2014 0 comentarios
Parte la mitad por la mitad, y eso es todo lo que tengo. Mi vida se parece a ese tiovivo de la feria, pero esta vez no hay niños, sólo una mujer con angustia y a la que le dan vértigo las vueltas. Empezaré de nuevo: tú estás tan solo como yo, pero eres más guapo. Y además eres hombre. Mis amigas también te querían a su manera, me decían "me follaba si pudiese a esa tío con la que estabas antes, ¿cómo se llama?". Tomás, mentía. Nunca le he dicho tu nombre a nadie en voz alta, porque egoístamente quiero que mi boca sea la única que te llame. Déjame eso: la autoridad de una palabra. Te dejaste el vacío, pero yo eso no lo quiero. Sólo quiero tu nombre, algunos días es lo más parecido que estoy de ser verdaderamente feliz. Y el recuerdo, bueno, es como cualquier droga: consumirla es divertido pero preferirías no estar vivo al día siguiente. Tengo de ti más recuerdos de los que le caben a la madrugada más larga que puedas imaginarte. Y eso es mucha nostalgia para alguien tan inestable como yo. Hace mucho que no me miro en los espejos más tiempo del que necesito para asegurarme de que sigo siendo las mismas tristezas de ayer, pero algo más cansadas. Debería haberlo sabido, que cuando te metes tanto en el mar, y pierdes la orilla a tu espalda, en ese punto ya no haces pie y te ahogas. Nunca he sabido nadar tan bien como bien he sabido dejarme hundir hasta el fondo. No es conformidad, simplemente hay quienes sólo sirven como tragedia en la prensa sensacionalista de cualquiera. Y a pesar de todo podría no estar aquí, ni tú donde estés. Podríamos estar juntos, y darnos cuenta de que entonces ya no necesitaríamos nada. Ni a nadie. Sólo al pensar en ello me doy cuenta de lo putas y bonitas que pueden ser las esperanzas.
jueves, 17 de julio de 2014 0 comentarios

Déjame decirte algo que ya sabes: el mundo no es todo felicidad y arcoiris. Es un lugar malo y sucio, y no le importa qué tan fuerte seas. Te va a tumbar de rodillas y te dejará ahí permanentemente si lo dejas. Tú, yo, o nadie, va a golpear tan duro como la vida. Pero no se trata de qué tan duro puedes golpear, se trata de cuánto puedes aguantar y seguir adelante. Así es cómo se gana.
El dolor es temporal: puede durar un minuto, una hora, un día o hasta un año, pero eventualmente perecerá y otra cosa tomará su lugar. Sin embargo, si me doy por vencido, durará para siempre
Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no pueden hacer algo por ellas mismas te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve a por ello. Y punto.
La mayoría dicen que quieren ser exitosos pero no lo quieren con tantas ganas: lo quieren a medias. No lo quieren tanto como quieren salir de fiesta, no lo quieren tanto como ser popular. La mayoría prefiere dormir que ser exitosos. Nuestro mayor miedo no es que somos inadecuados, nuestro mayor miedo es que somos poderosos sin medida. Es nuestra luz y no nuestra oscuridad la que nos da miedo. Tienes que escarbar, escarbar hasta el fondo y preguntarte "¿Quién quiero ser?". Tienes que descubrir por ti mismo lo que te hace feliz. Sin importar qué tan loco te pueda escuchar otra persona. Toma la decisión: solo decide. ¿Qué es lo que va a pasar? ¿Quién vas a ser? ¿Cómo lo vas a hacer? Solo decide"
"¿Por qué no? ¿Por qué no puedo ser el mejor jugador de la liga? ¿Por qué no puedo ser el mejor de la liga? No veo el porqué... ¿Por qué? ¿Por qué no puedo?"
Levántate, y jamás te vuelvas a rendir. Podemos quedarnos aquí y aguantar la paliza, podemos luchar en el camino... hacia la luz. Podemos escalar fuera del infierno. Una pulgada a la vez.
La capacidad en cualquier momento de sacrificar lo que eres por lo que serás. La mayoría no serán exitosos porque cuando estudian y se cansan, se dan por vencidos. "No soy bueno en las matemáticas" ¡Tienes razón, nunca has estudiado!. "No soy buen escritor" Porque nunca has escrito antes. El talento lo tienes naturalmente. La habilidad solo la desarrollas durante horas, y horas, y horas practicando tu obra. Si no estás haciendo la vida de otra persona mejor, entonces estás perdiendo tu tiempo.
No llores para darte por vencido, llora para seguir. ¡No llores para rendirte! Ya estás sufriendo, ya estás pasando por el dolor... ¡Al menos consigue tu recompensa!. Si sabes lo que vales, ve y consigue lo que mereces, pero tienes que estar dispuesto a aguantar el golpe y no apuntar dedos diciendo que no estás donde quieres estar por la culpa de otra persona. Los cobardes hacen eso, y ese no eres tú. ¡Eres mejor que eso! Porque cada día es un nuevo día, cada momento es nuevo. Entonces ahora tienes que salir al mundo y gritar: "¡Soy una criatura diferente!" ¡Ahora! "Os voy a mostrar lo grandioso que soy"
Entonces, ¿qué vas a hacer? Los límites, como los miedos, suelen ser una ILUSIÓN.

https://www.youtube.com/watch?v=94hMbnej_cA&list=UUt0iFTep0fo6Oky-h6uAJAg
sábado, 5 de julio de 2014 0 comentarios

(Una de hace tiempo: CORRE DETRÁS)

Siempre has estado aquí, tan cerca de mí y con los brazos y los ojos tan abiertos. Nunca has pedido nada en todo este tiempo y yo no he dejado de pedir más y más. Hasta que ha llegado el momento donde ya no era cuestión de pedir, sino de necesitar. De necesitarte para sostener la vida, para besar un poco más lento. Necesitarte para echar las cortinas y soñar de día. Sin embargo, vuelve a separarnos lo mismo que nos unió: la falta de cojones, el miedo entre besos, y abrazos, y caricias, que nunca nos damos por el frío que llevamos dentro. Y tan faltos de ello que estamos y tan locos suicidas corriendo hacia el precipicio que nos salva. Tan locos el uno por el otro como el otoño corre detrás del invierno. Para estar unidos, para no separarse jamás. Dejando que llueva, para que alguien luego cure las hojas caídas, las rodillas rotas y las ganas de no volver a enamorarse. Pero dime, ¿cómo no iba a enamorarme de ti? Si eras todo aquello que me llenaba, todo aquello que me salvaba sin prometerlo, un libro escrito que me encantaba leer con tus manos, una canción dedicada que no deja sonar en aquel bar que nos conocimos. Perdimos tanto por tenernos el uno al otro que ahora lo pierdo todo si te vas sin mí. Por eso, espérame cariño, que aunque este corazón esté frío, quiere calentar tus manos.
jueves, 3 de julio de 2014 0 comentarios

ANTES DE

No es un te he perdido
                 o un nunca más volveremos a vernos.
Ni siquiera un me has destrozado la vida.
Es un hay algo que nos une
                y algo que nos golpea justo antes de
                                                          rozarnos
Y podría ser el tiempo el que acabe
                         tirándonos al suelo,
o el mismo que nos golpee
                     en dirección contraria.

El mismo que nos dé la mano
antes de perdernos para siempre.
2 comentarios

QUIERO

Quiero una revolución en tu risa,
1789 gemidos tomando la Bastilla,
un clavel en tu pelo
y poemas de Lorca.

Quiero una guerra en tu espalda,
1914 deudas con la guitarra,
un roncola con hielo,
y el tacto de tu pelo.

Quiero morderte la vida:
esperarnos:
      1912, New Orleans,

Te espero en el almacén.
 
;